Era tecnológica

Oscar  V.

a001-002 era tecnológica 1

Comienzos del siglo XXI. La tecnología avanza tan rápido que cuesta imaginar lo que será posible en el siguiente siglo. Somos testigos de una evolución tecnológica prometedora e incesante. Algunos de los avances que ahora son cotidianos, fueron imaginados hace tan solo unas décadas por los escritores de ciencia-ficción. Los mismos pilares de la física que conforman nuestra manera de entender el universo, se tambalean con cada nuevo descubrimiento. Los científicos se muestran emocionados ante la perspectiva de nuevas fronteras y el mundo entero parece expectante.

Se podría decir, que el ingenio es la mayor virtud del ser humano. Un ingenio capaz de superar fronteras a priori inalcanzables. Pudimos atravesar un océano que parecía interminable, coronar las cumbres más peligrosas, conquistar los lugares más inhóspitos y comprender las primeras leyes universales. Actualmente enfrentamos el reto de navegar un océano distinto, el espacio. Después de llegar a la Luna hemos enviado robots a Marte y sondas camino del infinito… En busca de lo desconocido, de otros mundos, otras galaxias…

¿Cuáles serán las hazañas del próximo siglo? La colonización de otros planetas, el desarrollo de nuevas teorías revolucionarias… Hace 200 años nos maravillábamos con la invención del ferrocarril, en habitaciones iluminadas con velas y lámparas de aceite. El desarrollo tecnológico se ha incrementado de manera exponencial en las últimas décadas, no podemos siquiera imaginar lo que sería posible en otros 200 años.

Era tecnológica - Oscar V

Hasta el momento solo conocemos la vida en la Tierra, por tanto, no tenemos referencias para medir nuestro potencial. Compartimos el planeta con multitud de especies y formas de vida, pero somos la única que ha desarrollado capacidad intelectual. No sabemos con exactitud cómo, ni por qué, pero la evolución humana es diferente. Según las doctrinas religiosas fuimos elegidos por Dios; según la ciencia somos el resultado de una increíble aleatoriedad de acontecimientos.

Sea como fuere, con semejantes atributos deberíamos ser capaces de perpetuarnos en el tiempo… Sin embargo, la realidad muestra una curiosa paradoja; nuestra especie, capaz de enviar sondas al espacio y descomponer el átomo buscando la misma esencia de la creación, se ve amenazada por no gestionar de manera eficaz los recursos de la Tierra. Nuestra existencia se ve amenazada, porque hemos creado armas capaces de convertir un planeta lleno de vida en un desierto inhabitable. Amenazada, porque los recursos vitales del planeta son mercancía en manos de especuladores sin conciencia. Amenazada, porque somos esclavos de un sistema económico-político-social obsoleto, incapaz de renovarse.

La sociedad parece anestesiada e incapaz de promover los acuciantes cambios que  demanda el ecosistema. Miramos hacia otro lado, esperando que la élite gobernante asuma la responsabilidad de los males que ellos mismos han creado. Una élite que hace tiempo ignora el problema porque tienen más miedo del cambio que del desastre; porque su hambre de poder está por encima de sus principios morales y se creen con el derecho de tomar y hacer lo que quieran.

Era tecnológica - Oscar V

Y lo creen porque el ciudadano medio es una marioneta que baila al son que ellos tocan. Porque aunque nos preocupa la degradación del planeta, ni siquiera estamos comprometidos con el reciclaje de la basura. Porque consumimos de manera irresponsable, convirtiéndonos en cómplices de sus fechorías. Porque no tenemos fortaleza para ser consecuentes. Porque nuestra indolencia nos degrada al nivel de comparsa.

Los científicos advierten que el punto de no retorno está más cerca de lo que parece, pero la prioridad de los gobernantes sigue siendo el PIB y el crecimiento económico; como si los recursos naturales que permiten ese crecimiento fueran ilimitados; como si las grandes multinacionales y sus industrias no llevaran décadas vertiendo productos tóxicos de manera indiscriminada; como si la deforestación no fuera una realidad palpable; como si el calentamiento global fuera un problema pasajero.

Cuando especulamos sobre la existencia de civilizaciones extraterrestres más evolucionadas que la nuestra, asumimos que su forma de vida será sostenible, equilibrada y justa. Esta idea refleja el arquetipo de sociedad que nos gustaría alcanzar. Sabemos dónde queremos llegar, pero no sabemos cómo hacerlo.

Era tecnológica - Oscar V

La humanidad tiene la posibilidad, la tecnología, y la necesidad de cambiar el rumbo. Existen proyectos alternativos sobre los que trabajar. En este punto cabe mencionar a personas como Jacque Fresco, diseñador industrial, inventor, conferencista, que lleva toda una vida intentando recabar la ayuda de los poderosos ofreciendo alternativas ilusionantes, con su “Proyecto Venus“. Como él, otros visionarios tratan de concienciar al mundo de la necesidad de cambiar el sistema, pero son ignorados pese a la gravedad del momento histórico que atravesamos. Los magnates con capacidad para promover el cambio, permanecen impertérritos en sus cómodas atalayas de poder, conscientes de lo que nos jugamos como especie, suponiendo que sus recursos les protegerán del desastre.

No parece que haya motivos para esperar cambios trascendentales a nivel mundial. La convención de Kioto demostró la incapacidad de los países para tomar medidas y la cumbre de París es una incógnita. Puede que el ingenio no sea virtud suficiente para asegurarnos el futuro. Tal vez compartamos el mismo final que los “Rapanui” en la Isla de Pascua; sobrepoblación, agotamiento de los recursos, guerra civil y extinción.

Mientras lo descubrimos, seguiremos mirando las estrellas buscando respuestas. Si somos la especie elegida por Dios, tal vez se manifieste para guiarnos. Si somos la evolución de acontecimientos aleatorios nos extinguiremos, dejando paso a otra especie con las virtudes necesarias para sobrevivir y perpetuarse en el tiempo. Una especie que reúna ingenio y cordura a partes iguales; capaz de valorar la vida en sus innumerables manifestaciones; digna de conocer los apasionantes secretos del universo y de la existencia misma.

Oscar V.

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s