La vida (des)acelerada

Daniel Ferrer

a007-03 la vida desacelerada

Cada fin de semana, puente o inicio de vacaciones las carreteras se llenan de vehículos repletos de urbanitas en busca de una desconexión. El problema es que la mayoría deciden hacerlo el mismo día y a la misma hora. Pero si uno se arma de paciencia, o es un poco previsor adelantando la hora de salida, puede encontrarse circulando por una autopista española a 120 Km/h y ver como el estrés se va alejando paulatinamente por el retrovisor. Si además los viajantes deciden introducirse en Francia a la búsqueda de un pueblo gastronómico con encanto, podrá aumentar la velocidad en las autopistas hasta los 130 Km/h siempre y cuando el tráfico y las condiciones meteorológicas lo permitan. En este punto, cabe recalcar la importancia de respetar las señales y normas de circulación de cada país. Para intentar reducir al máximo los accidentes de tráfico y evitar así que nuestra desconexión sea para siempre o con daños colaterales irreparables ya que, después de muchos años disminuyendo el número de accidentes, en el último año, esta tendencia se ha prácticamente estancado en el caso de España(1) y se ha invertido con un aumento de un 3,5 % en Francia(2)

Las principales causas de accidentes de tráfico en Europa siguen siendo: el exceso de velocidad, el consumo de alcohol y drogas, el cansancio al volante y últimamente también el uso de dispositivos electrónicos(3) a bordo, un fenómeno de distracción muy peligroso que desgraciadamente es cada vez más habitual entre los conductores.

A pesar de todo ello, los estados miembros de la UE dedican cada vez más esfuerzos para reducir la siniestralidad en las carreteras. Entre las principales acciones están campañas de prevención impactantes, mejoras en el estado de las carreteras, aumentar los sistemas de seguridad de los vehículos, modular de forma efectiva la densidad del tráfico, revisiones frecuentes de los coches más antiguos, etc. Aunque sin lugar a dudas uno de los métodos que ha resultado más efectivo y determinante ha sido la colocación de radares en toda la red vial con la imputación de multas a todo aquel conductor que no cumpla con los límites de velocidad del país por el que circula. Además, desde hace unos años las infracciones no tienen fronteras y todo vehículo que es multado fuera de su país de origen pero dentro de la UE, dichas infracciones son remitidas a su domicilio de residencia. Una decisión muy acertada que ha evitado que los vehículos de turistas o no residentes dispusieran de una impunidad que les permitía saltarse las leyes y poner en peligro al resto de ciudadanos que sí respetaban las normas de circulación.

La vida (des)acelerada

Después de superar las retenciones, peajes y circular responsablemente sin provocar el destello de ningún radar, un hermoso y tranquilo pueblo de la campiña francesa nos da la bienvenida con un cartel de velocidad máxima permitida 30 Km/h. Entonces la desaceleración se hace efectiva y nos podemos permitir el lujo de aparcar el coche sin los típicos inconvenientes metropolitanos, disfrutar del paisaje y convivir con personas que viven muy a contracorriente del dinamismo urbano actual.

La tradición en el sur de Francia marca que a uno le reciban con un enérgico aperitivo, lo que permite ir subiendo las revoluciones de nuestro cuerpo y afrontar el momento más transcendental del día: el banquete, habitualmente compuesto por una variedad infinita de platos con aromas y sustancias que evocan la riqueza gastronómica del lugar. Incluso a veces para ayudar a la ingestión de más combustible alimentario, a mitad de convite se sirve un sorbete de alcohol denominado “Trou normand” que acelera la digestión cerca de los límites permitidos por el código circulatorio estomacal. Para disminuir la alta densidad digestiva se suele ofrecer un repostaje en forma de siesta, que permite recuperar en la medida de lo posible la normalidad. Una vez recuperada ésta, se puede dar un tranquilo paseo para disfrutar de la naturaleza de la zona y de su aire fresco exento de contaminación.

Generalmente el día acaba en el bar del pueblo, un lugar agradable en el que todos los presentes se conocen y debaten de forma abierta y pasional sobre los principales problemas que afectan al pueblo y también al mundo. El alcohol suele circular con alegría, pero como ninguno de los presentes deberá conducir ni afrontar un control de alcoholemia para volver a su casa, es un tema que no preocupa en exceso. Las risas aparecen con frecuencia, los temas políticos producen algún que otro sobresalto, pero los cotilleos del pueblo amenizan de nuevo la velada sin más.

Después de largas discusiones y de haber arreglado el mundo en varias ocasiones, al volver andando a casa, a veces haciendo alguna que otra “ese” por el camino, la mayoría de los hogareños encuestados coinciden en una cosa: la vida acelerada de la ciudad poco tiene que envidiar con la vida relajada, alegre, solidaria y profunda de su pueblo.

a007-03 la vida desacelerada ii

Al retornar a la ciudad el tráfico es denso, la contaminación sigue siendo abundante y a medida que nos adentramos en nuestra rutina semanal el estrés se hace cada vez más latente. Las portadas de los periódicos, a veces de forma sensacionalista, se hacen eco del número de accidentes de tráfico y víctimas mortales de la última operación retorno.

Daniel Ferrer – Más artículos de Daniel Ferrer

(1) http://www.dgt.es/es/prensa/notas-de-prensa/2016/20160104-nuevo-minimo-historico-numero-victimas-mortales-accidente-desde-1960.shtml

(2) http://www.dgt.es/Galerias/prensa/2016/01/bal_seg_vial_dgt_2015.pdf

(3) http://revista.dgt.es/es/noticias/internacional/2015/0401movil-conducta-peligrosa.shtml#.VzxG5JOLSL4

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s