La vida es una rumba y hay que saber bailarla

Inmaculada Latorre Hernández

a006-08-la-vida-es-una-rumba-y-hay-que-saber-bailarla

Lo mío duró

Lo que dura un puesto de empleo

En la crisis on the world

En vez de llorar

O estrellarme ante alguna farola

Me dio por rajar

De pronto me vi

Como un perro de nadie

Ladrando, a las puertas del SEPE

Me dejó un despido con agravios

La miseria en los labios

Y la calle de techo

 

Tenían razón

Mis compañeros

En eso de que, antes

El raro era yo

Con una excepción

Esta vez

Yo quería seguir trabajando

Y ellos que no

Así que me fui

Me quedó el bolsillo

Con huecos

Y yo sin salida

 

Desde arriba

Y haciendo un exceso

Me dieron el sueldo

Que correspondía

Y regresé

A la maldición

De buscar un empleo

A la perdición

En trabajos que sobras

A las cenicientas

Que en todo las usan

 

Y con las ofertas

De te uso y te piras

Pagando las broncas

De jefes sin alma

Que pierde la calma

Como una rutina

Volviéndome loco

Derrochando

La bolsa y la vida

Me fui, poco a poco

Dando por perdido

 

Y eso que yo

Para no agobiar con

Flores a María

Para no asediarla

Con mi antología

De ofertas fallidas

Y caras vacías

Para no comprarla

Con vela encendida

Ni ser el parado

Que va, en romería

Con la cofradía

Del eterno reproche

Tanto yo sufría

Que, tardé, en enmendar

Mi carrera, diecinueve módulos

Y quinientas FCT

 

El paro siguió

Y el bolsillo tan sólo

Algún euro que no llegó a dos

Sospecho que, así

Se vengaba, a través del olvido

El destino de mí

No pido ya más

 

¿Para qué? Si me iba a pasar

Lo que tanto he contado

Siempre tuve la suerte muy fatua

La lengua muy larga

Y la edad demasiada

Me abandoné

Como te abandonan

En el desempleo

Contemplé mi vida

Plagada de miedos

Saqué del espejo

Mi peor retrato

 

Y, fui, tan cobarde

Por los callejones

De ésta desdicha

Que, ayer, el sujeto

Me echó de su vista

En plena entrevista

Qué pena tan grande

Trabajaría por mitad de sueldo

De cualquier trabajo

De esos de los de antes

 

Y eso que yo

Para no agobiar con

Flores a María

Para no asediarla

Con mi antología

De ofertas fallidas

Y caras vacías

Para no comprarla

Con vela encendida

Ni ser el parado

Que va, en romería

Con la cofradía

Del eterno reproche

Tanto yo sufría

Que, tardé, en enmendar

Mi carrera, diecinueve módulos

Y quinientas FCT

 

Y regresé

A las peticiones

De todas ofertas

A bajar listón

En todas mis propuestas

A las horas extras

Ni reconocidas

La vida es una rumba y hay que saber bailarla

Y con esas cargas

De todos los días

Pagando facturas

A gente sin alma

Que pierde la calma

Ante tu desdicha

 

Volviéndome loco

Derrochando

Lo que no tenía

Me fui poco a poco

Dando por perdido

 

Y eso que yo

Para no agobiar con

Flores a María

Para no asediarla

Con mi antología

De ofertas fallidas

Y caras vacías

Para no comprarla

Con vela encendida

Ni ser el parado

Que va, en romería

Con la cofradía

Del eterno reproche

 

Tanto yo sufría

Que, tardé, en enmendar

Mi carrera, diecinueve módulos

Y quinientas FCT

 

Dije ya se acabó

Y en mi mente sonó

Como si ahora mi dueño era yo

Sospecho que así

Me hacía responsable de mi vida

Y no ella de mí

 

No pido ya más

¿Para qué? Si yo puedo cambiar

Porque tengo las riendas

Siempre tuve la mente muy larga

Las fuerzas muy cachas

Y la queja muy corta

 

Me reinventé

Como se inventan

Los nuevos empleos

Destrocé el cristal

De mis gafas de negro

Saqué del espejo

Mi mejor retrato

 

Y, fui, tan torero

Por los callejones

Del yo quiero y puedo

Que, ayer, el destino

Se fue del camino

De soy un rendido

Qué dicha más grande

Les daría este santo consejo

Al mismo parado

Para que lo halle

Y regresé

 

A la bendición

De ese verbo puedo

A la perdición

De los miedos que tengo

A las estrategias

Que salvan y guían

 

Y, por esas causas

De la nueva vida

Plagada la agenda

De más entrevistas

Perdiéndoles miedo

Con mi ironía

Volviéndome diestro

Derrochando

La lucha y la vida

La fui poco a poco

Dando por vencida

 

Y eso que yo…

Inmaculada Latorre Hernández – Más artículos de Inmaculada

 

Un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s