Inside brain

Tatiana Luz Malo de Molina Balbuena
Inside brain
Inside brain – Fuente: El blog de Florentino Favela

 

El eterno debate: ciencias o letras. La pauta habitual ha sido intentar delimitar claramente ambas ramas. Pero, ¿no se podrían fusionar para lograr avances en el estudio del ser humano y sus comportamientos?

Aproximadamente en los años ochenta, se comenzaron a utilizar técnicas neurocientíficas para desmontar la teoría de que el ser humano es un animal racional (1). Se empieza a pensar que el ser humano recibe estímulos neurológicos que provocan acciones inconscientes, haciendo que el cerebro actúe por mecanismos automáticos (1).

A partir de que la neurociencia se cuestiona ese pensamiento implantado en la sociedad desde hace siglos, muchas marcas empiezan a pensar en la posibilidad de estudiar al ser humano desde esta perspectiva (2). Desde el año 2000 se asienta el término neuromarketing, creando debates éticos sobre la manipulación del consumidor, o dudando del rigor del estudio, pero con gran desarrollo empresarial en este campo para poder satisfacer todas las emociones del consumidor, tanto las racionales como las emocionales, con un producto determinado (2).

El neuromarketing utiliza varias herramientas para poder entender qué ocurre cuando una persona visualiza un anuncio o se decanta por un determinado producto cuando hace la compra, por ejemplo (3). Aunque nos parezca asombroso, para crear un producto triunfador las empresas llegan a realizar pruebas médicas como resonancias magnéticas, medir la actividad cerebral o, incluso, la respuesta cardíaca para conocer qué estímulo nos proporciona dicho producto (3).

Pero, ¿sólo es usado con fines publicitarios? En absoluto. En política también es utilizada esta ciencia para poder saber qué sienten los votantes en cada momento. Un claro ejemplo fue la elección del candidato Enrique Peña Nieto de cara a las elecciones de México en 2012 (4). En este caso se midieron las emociones de los electores, sus gestos faciales, las ondas cerebrales, entre otros, para saber cuál sería el mejor candidato para poder triunfar en los comicios (4). Ya no se trata de hacer marketing político, como en la película “El candidato” (1972), si no que se trata de ir más allá e intentar conocer qué sentimos para así decidir cómo actuar ante los ciudadanos.

Además, desde hace tiempo también se utiliza otra herramienta para poder “enganchar” al consumidor. El storytelling. Esta herramienta también está ligada con el neuromarketing porque busca crear una historia que emocione al consumidor y, así, poder establecer un vínculo de confianza a través del sentimentalismo. En política también ha sido usado para poder ganar votos de cara a unas elecciones, como ocurrió con Cristina Fernandez de Kirchner. El cónyuge de la expresidenta de Argentina era querido en el país; sin embargo, al fallecer, Cristina se expuso como la viuda que tenía que ganar las elecciones por su marido, por él, utilizando storytelling para crear un vínculo de tristeza por el fallecimiento para poder ganar más votos. Por supuesto no digo que no lo sintiera, pero hoy en día el marketing está muy presente en todos los ámbitos de la vida, y hay que saber exprimir las “oportunidades” que la vida nos ofrece para llegar a nuestro fin.

Inside brain
Fuente: micropostmarketing.blogspot.com.es

Con esto no pretendo que vivamos con la sensación de estar en una especie de Show de Truman (1998). Podríamos pesar que podría ser algo positivo, pero pensar en cómo se desarrolla la tecnología para poder hacernos la vida más cómoda en este sentido, desde mi punto de vista, es estremecedor. Para poder vender un producto, el marketing adapta estrategias como ésta para percatarse de lo que sentimos y así insertar pequeñas muestras en los anuncios para que consumamos a merced de las marcas. Sin embargo, desde el punto de vista empresarial, he de reconocer que te abre a un mundo de posibilidades donde poder elegir que tipo de estrategia comercial llevar para poder encauzar un discurso o un spot de la mejor manera posible.

Inside brain
Fuente: florentinofavela.com

Cabe cuestionar en este momento lo que dijo Macquiavelo en su obra “El príncipe”: EL fin justifica a los medios. ¿Acaso realmente es así?

Tatiana Luz Malo de Molina Balbuena – Más artículos de Tatiana

 

(1)  Neuromarca. El blog sobre neuromarketing en español: Los orígenes del neuromarketing.

(2) Brain and marketing. Un viaje al corazón del neuromarketing: Historia del neuromarketing.

(3) Baquia: Neuromarketing: la neurociencia al servicio del marketing.

(4) Merca 2.0: 3 campañas que muestran la efectividad del neuromarketing.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s