El reality de Las Campos

María Díaz Moreno
El reality de Las Campos
Las Campos / Foto: lecturas.com

España tiene un dulce idilio con el reality. Sin embargo se podría decir que, salvo excepciones como el excelente Gandía Shore, el noviazgo solo funciona cuando se trata de una relación abierta. El reality se ha mezclado con el concurso, el talent show y en los últimos tiempos con el dating. Apenas tenemos ejemplos de reality puro y duro que muestren la vida de desacomplejados personajes televisivos. Dentro del subgénero que retrata la vida de famosos hemos tenido ejemplos como We love Tamara, Pocholo Ibiza 06, Pocholo 07 (Sin Domicilio Fijo) y el relevante Alaska y Mario. El reality consiguió desde su primera temporada, y a pesar de la poca difusión de MTV España, una notable repercusión social. Con una eficiente factura, Alaska y Mario fue un producto honestamente autopromocional pero equilibrado y entretenido.

Es quizás esta honestidad estructural lo que más se echa en falta en el reality de Las Campos. A pesar de lo acostumbrados que están los telespectadores de Telecinco a la debatitis de la cadena, no creo que la mesa con la que abrió el programa, que llegó a durar hasta cuarenta y cinco minutos, fuese del gusto de nadie aficionado a este género.

La siempre correcta Carlota Corredera, que espero se convierta en una diva más grande que la propia María Teresa, presidía con más cara que espalda una tertulia del estilo de las infames gradas de Gran Hermano: una especie de colcha de patchwork carente de gusto y sentido. Uno de los criterios de calidad de la televisión de entretenimiento, si es que acaso existe otro tipo, es la autoconsciencia, pero no creo que en ese término entren los ejemplos de vergüenza ajena a los que sometió el prólogo del programa a la audiencia. En varias ocasiones se refirieron al reality como “el acontecimiento televisivo del año”. No es menos cierto que ha habido mucha expectación respecto al estreno, pero que la cadena no se espere a los resultados de las audiencias (por otra parte magníficos) para lanzar estas muestras de autobombo es bochornoso.

Precisamente autoconsciencia de la buena, de la que hace gala con inteligencia Sálvame durante cinco horas al día cinco días a la semana, es lo que se esperaba de Las Campos y lo que parcialmente ha faltado. La realización, bastante pobre en transiciones, podría haber subrayado el carácter de divas carpetovetónicas de las Campos. Ese ensueño de mujer fuerte divorciada de clase más baja de lo que aparentan sus vacaciones y más alta de lo que refleja su gusto en el vestir. Esas tardes de entretenimiento señorial con olor a flores frescas y laca. La laca siempre es buena.

No desestimo del todo sin embargo un producto que tiene muchos puntos fuertes, entre ellos su indudable morbo (no es de extrañar que haya trascendido la imagen de Terelu comiendo una porra, a la que tiene todo el derecho, digan lo que digan). Las populares confesiones de Terelu sobre sus complejos y preferencias, María Teresa cocinando con un talante similar al que lució Esperanza Aguirre en el programa de Bertín o el cartel, perdón, El Cartel de “No cojas lo que no es tuyo” en la trastienda de Sálvame; todo esto, oro puro para la televisión de La Fábrica de la Tele, que se anota otro tanto. Y Edmundo. Con su aparición en el reality se ha cobrado su venganza, como el verdadero Conde de Montecristo, contra todo el que no se tomaba en serio al autor del piticlín.

En resumen, el programa bien, con sus cosas mejorables, el debate, mal. Entre los pros, el guión y el ritmo, entre los contras, la tibieza y la elección musical, entre lo obvio y lo desconcertante (¿qué hacía la sintonía de A dos metros bajo tierra en todo esto?). Mucha atención y avidez por mi parte ante la posibilidad de una nueva y, esperemos, perfeccionada temporada.

María Díaz Moreno

 

Un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s