El desgaste de La Naturaleza

Anabel S.

a013-05-el-desgaste-de-la-naturaleza-ii

La Tierra es un organismo vivo, y como tal, tiene un nacimiento, un crecimiento y una muerte o transformación, pero con una línea temporal medida en millones de años.

Es difícil para el Hombre imaginarse al ser vivo que le permite respirar, beber, comer y resguardarse como un compañero indispensable en su viaje por la Tierra. ¡Es tan grande, lo rodea por todas partes y está siempre ahí, para todo lo que necesite! Parece eterno, pues, ¿qué son menos de 100 años, una generosa existencia media de un hombre de hoy día, en la vida de nuestro mundo?

a013-05-el-desgaste-de-la-naturaleza-i

Ya veis, no levantamos ni un palmo del suelo, ni siquiera la aparición del hombre, sobre la faz de la tierra hace 1.000.000 años (en las teorías que más antigüedad le dan), es significativa en las medidas de tiempo en que se cuantifica nuestro planeta.

Luego, somos menos que pulgas existenciales al lado del ser que nos cobija, ¿no creéis? Sin embargo, nuestro comportamiento dista mucho de ser humildes huéspedes. Algunos se sienten el Rey del Mundo con derecho a exprimirlo y a agotarlo; a tratarlo de cualquier manera sacándole todo su jugo hasta el derroche y sin miramientos por dejarlo desangrándose… Total, ellos no estarán aquí para cuando se agote o explote.

Que la tierra evoluciona, cambia y se extinguirá son hechos pero nosotros estamos acelerando este proceso de manera exponencial. Debemos ser parte del planeta y no una plaga.

Se estima que la tierra será un lugar habitable 1,75 billones de años más, hasta que estemos demasiado cerca del sol, pero si seguimos agotando sus recursos y deteriorando nuestro ecosistema nos quedaremos sin la calidad de vida que tanto anhelamos perpetuar.

Un ejemplo directo está en las riquísimas coquinas. Se prohíbe su pesca (excepto a pescadores acreditados) por su desaparición. La gente cree coger especímenes adultos cuando son “pezqueñines”, sin darles tiempo a reproducirse. Los extinguirán de seguir así.

Esta fotografía lo demuestra. Son conchas de coquinas recogidas por mí en una playa de Huelva este verano.

El desgaste de la naturaleza

Como podéis ver había coquinas de 10 cm de ancho, la siguiente es de 7 cm; pero las que compramos y comemos en bares suelen tener el ancho de las pequeñas entre 2,5 y 3 cm.

Debemos aprender y enseñar a ser más humildes, respetuosos y agradecidos con nuestro sustento y refugio.

Anabel S.

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s