La batalla silenciosa de las plantas

Jorge Poveda Arias

a028-01-la-batalla-silenciosa-de-las-plantas

Las plantas son organismos sésiles y, por lo tanto, no tienen la capacidad de huir o defenderse con movimientos bruscos del ataque de insectos y otros herbívoros, que pretendan consumirlas. Aunque sí que pueden realizar algunos “movimientos” denominados tropismos, como puede ser el crecimiento del tallo en dirección a la luz y de las raíces hacia el interior del suelo y las fuentes de agua, o las nastias, cuyo ejemplo lo podemos encontrar en los girasoles, que se mueven durante el día siguiendo al Sol y vuelven a su posición inicial durante la noche, a la espera de un nuevo amanecer. Además, no pueden defenderse de una infección causada por hongos o bacterias mediante la ingesta de medicamentos, como antibióticos. A pesar de ello, las plantas sobreviven a sus enemigos naturales, y eso es debido a sofisticados sistemas defensivos cuya complejidad la ciencia intenta comprender día tras día.

El primer sistema defensivo que nos encontramos en las plantas es aquel que tienen de forma constitutiva y generalizada, y no requiere reconocer la presencia del enemigo para que funcione y sea efectivo. Este va a incluir estructuras de defensa y compuestos químicos. Como estructuras de este tipo las más comunes son las espinas, capaces de disuadir el taque de gran cantidad de herbívoros vertebrados, y que no sólo podemos encontrar en los cactus o el tallo de las rosas, sino que hojas como las de la encina o el acebo se defienden de ser consumidas presentando dichas formaciones, cuya densidad por superficie de hoja va disminuyendo cuanto más nos alejamos del suelo. Frente a la infección por patógenos lo que va a intentar la planta es dificultar físicamente la penetración al interior vegetal, acumulando, por ejemplo, ceras en su superficie o engrosando su cutícula.

En el campo de los químicos, la planta es capaz de acumular de forma constitutiva diferentes compuestos con el fin de hacerlas menos atractivas para el consumidor o directamente dañarlo. Un ejemplo de esto último podríamos encontrarlo en los glucosinolatos acumulados por especies dentro del género Brassica (colza, mostaza, coliflor, brócoli, nabo, etc.) que son tóxicos para los herbívoros que los consumen, llegando a provocar graves efectos, e impiden el ataque de diversos hongos. A su vez, la planta puede combinar ambas estrategias defensivas, como ocurre en el caso de las ortigas, que presentan pequeñas agujas que se clavan en la piel y liberan su contenido interno (ácido fórmico e histamina, principalmente), lo que provoca la formación de ronchas, escozor intenso y picor.

Si sus enemigos atraviesan estas primeras barreras defensivas comienza una lucha molecular entre ambos individuos, pues la planta ya comienza a buscar un modo específico para defenderse del organismo en cuestión que le esté atacando y, para ello, sus receptores celulares deben identificarlo. En el caso de un insecto, por ejemplo, las células pueden reconocer una molécula en cuestión presente en su saliva, pero en el caso de microorganismos lo que ocurre, de forma general, es que las células vegetales son capaces de reconocer moléculas presentes en sus paredes y membranas celulares, de una forma similar a como nuestro sistema inmunitario reconocería la presencia en nuestro cuerpo de un patógeno.

En el caso de la defensa específica contra insectos, una vez reconocida su presencia y ataque, comienza todo un sistema de señalización celular y sistémico (por toda la planta) mediado principalmente por una hormona denominada ácido jasmónico. En respuesta a esto, la planta acumula en la zona atacada moléculas como inhibidores de proteasas, que dificultan la digestión del animal. Además, la planta emite al aire una serie de compuestos volátiles que atraen a enemigos naturales del insecto atacante, diferentes depredadores y/o parasitoides, como las avispas.

Por otro lado, la defensa contra microorganismos incluye en la ecuación otra hormona de defensa, el ácido salicílico (conocido por estar presente en las aspirinas), además del jasmónico. En este sentido, ocurre también una señalización a nivel celular y sistémica. La primera de ellas va a intentar que el patógeno no avance con la infección y, para ello, la planta acumula compuestos de endurecimiento, como la calosa, o le indica a las células cercanas al patógeno que se suiciden para que no tenga de que alimentarse; es más importante la supervivencia del organismo completo que la de una parte del mismo. E incluso si llega a penetrar los haces vasculares (de alguna forma, como nuestras venas y arterias) la planta es capaz de bloquearlos aumentando el tamaño de sus células, aislando al patógeno, son las denominadas como tilosas. Además, sintetizan sustancias antimicrobianas muy efectivas contra estos patógenos, como las fitoalexinas. Pero no sólo eso, de forma similar a lo que ocurre con los insectos, las plantas van a ser capaces de emitir compuestos volátiles, que van a avisar, no sólo a partes alejadas de la misma planta, sino a otras plantas, de la presencia de un determinado patógeno, preparándolas defensivamente para la posibilidad de un ataque inminente.

“La ciencia que no es divulgada hacia la sociedad es como si no existiera”

Jorge Poveda Arias – Más artículos de Jorge

 

Un comentario

  1. If anybody here is interested in learning how to trade working from home I can suggest a website to you that I recently found and become a member to. The name of the website is Code Trading System, I believe you can find them on Google. Right now they are running a special too, they didn’t have that special when I purchased. I never traded before in my life and now I love doing it thanks to Code Trading System, their way of teaching how to trade made it very easy for me to learn.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s