Vuelo GWI 9525

Amonsanmac

Vuelo GWI 9525

-¡Oye mamá, mira esto!

Estoy contenta cuando me pregunta, cuando me tiene en cuenta. Porque de vez en cuando, muy de vez en cuando, aún me suele consultar algunas cosas, aún me deja hacerle alguna caricia, aún me deja darle algún beso…

Tiene apenas 16 años y se cree que ya lo sabe todo.

Dice, que su instituto va a hacer un intercambio con otro de Barcelona y que va casi toda su clase. Que le gustaría ir. Yo, aunque al principio dudo, le digo que si van todos haré un esfuerzo. ¡Es tan difícil para mí salir adelante! Los gastos son muchos y los ingresos pocos.

Al vestirse, se ha cambiado varias veces de ropa. Últimamente lo hace cada dos por tres. Y el pelo se lo ha peinado de todas las maneras posibles. A pesar de eso, nunca se ve guapo y dice que yo se lo digo porque soy su madre. Será tonto…

Le he tenido que dejar al otro lado de la calle. Casi se tira del coche en marcha. Explica, que para que no le vean conmigo. Yo no recuerdo que hiciera eso a su edad.

– ¡Dame un beso anda!

– No, no te voy a dar un beso.

– Adiós cariño, pásalo bien.

La primera vez que se va lejos, solo… ¡Tengo tantos temores que mejor los guardo para mí!

Me ha dejado la habitación “patas arriba”, como siempre que se va. A la vez que voy ordenando sus cosas, cada objeto me evoca un recuerdo: la vieja raqueta de tenis con la que hemos ido muchos años a hacer extraescolares, los primeros libros de cuentos que hemos leído juntos, el osito Teddy que le compré y que aún abraza cuando nadie le ve… ¡Qué rápido ha pasado esta etapa! Apenas hace nada que era un bebé.

Ya me lo decía mi abuela: “Aprovecha y disfruta cuando son pequeños, porque el tiempo pasa en un suspiro”. Y así ha sido.

Solo lleva una semana fuera, pero a mí se me ha hecho una eternidad, y eso que siempre estoy protestando cuando está en casa. Menos mal que me acaba de poner un wasap desde el Aeropuerto y pronto estará aquí.

Me ha dicho que anote el vuelo: GWI 9525. Carita sonriente.

Estoy deseando verle. Para no incomodarle y que no le vean sus amigos, esperaré hasta que llegue a casa y le volveré a abrazar una vez más… A ver si se deja. Le diré cuanto le quiero.

Pongo mecánicamente la radio. No sé porque la he puesto hoy, si casi nunca la pongo. De repente se ha interrumpido la música para dar paso a las noticias, algo de un accidente en los Alpes. Un avión que volvía de Barcelona lleno de estudiantes… un viaje de fin de curso estrellado contra una montaña… Vuelo: GWI 9525…

Se me acaba de parar el corazón.

Dedicado a todas las madres del Colegio Joseph König en Alemania, que perdieron a sus hijos de 4º de la ESO, el 24 de Marzo de 2015.

Amonsanmac

 

4 comentarios

  1. Como siempre la autora acertando en el tema y en el tono.
    Asuntos qe nos conmueven con el lenguaje que nos acerca.
    Sus articulos nunca te dejan indiferente y te mueven a la reflexion.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s