Alcoholismo antes de nacer

Virginia García Franco

Alcoholismo antes de nacer - DiarioE

Los expertos consideran al alcohol como la sustancia más tóxica y lesiva durante el embarazo, por encima de la cocaína o la heroína. De lo que no hay duda es que cuando una embarazada bebe, el alcohol atraviesa fácilmente la barrera de la placenta, de modo que el embrión alcanza de inmediato la misma concentración de alcohol en sangre que la madre. ¿Qué quiere decir esto? Que no hace falta que la madre sea alcohólica para que dé a luz un hijo con Síndrome Alcohólico Fetal (SAF), la secuela más severa que aparece en los niños de las mujeres que consumen alcohol durante el embarazo.

Ahora, el Hospital del Mar, el Hospital Vall d’Hebron y el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona intentan determinar en un estudio pionero a nivel nacional cuál es la incidencia del problema en Cataluña, que ha adoptado desde 1998 cerca de 5.000 niños de los llamados países del Cinturón del Vodka, fundamentalmente Rusia, Bielorrusia, Ucrania y ex repúblicas soviéticas. Esto podría ayudar a situar la magnitud del problema en España donde desde, según el Instituto Nacional de Estadística, entre 1998 y 2011 se realizaron aproximadamente 11.400 adopciones solo en Rusia. Si sumamos los menores adoptados en el resto de Europa del Este, la cifra supera con creces los 20.000.

El SAF se describió médicamente en el año 1973, por lo que es una patología relativamente nueva, que puede tener una fuerte afectación tanto en los rasgos físicos del niño como en su desarrollo cerebral. El problema, según admiten los especialistas médicos, radica en que es un síndrome de difícil detección ya que tiene una expresión clínica muy variable que depende del grado de exposición al alcohol, y que no siempre es visible en primeras inspecciones.

Alcoholismo antes de nacer - DiarioE

Este síndrome es una de las causas más comunes de retraso mental y es el único que es cien por ciento prevenible. Los efectos son irreversibles y duran toda la vida. Entre estos se incluyen las malformaciones del sistema esquelético y sistemas de órganos como el corazón y el cerebro, la inhibición del crecimiento, las complicaciones del sistema nervioso central, las habilidades motoras deficientes y la dificultad en el aprendizaje. También hay rasgos faciales que son características de los bebés con SAF. Estos incluyen microcefalia, ojos separados, labio superior fino, y el filtrum, la parte entre la boca y la nariz, plano. Afortunadamente estas características físicas se desvanecen a medida que el niño crece.

Mientras que existen padres adoptivos que desconocían que el niño o niña que adoptaban tenía esa enfermedad y lamentan haber estado tan desinformados, sobre todo después del largo proceso médico y psicológico al que han hecho y están haciendo frente; otros, reprochaban en 2016 al Gobierno de Cataluña, de donde son mayoritarias las adopciones españolas en estos países, que se les impidiera adoptar a niños y niñas con una “minusvalía” como esa, ya que esos pequeños “tienen derecho a una infancia digna y lejos de la discriminación que puedan llegar a padecer cuando sean adolescentes, o incluso adultos”. Estos padres también afirmaban que el motivo fundamental para que se quisiera impedir la adopción de estos niños, es que el Gobierno de Cataluña debía gastarse más dinero en subvenciones.

La realidad es que el mayor inconveniente que presenta este síndrome es que no está reconocido como enfermedad crónica por el sistema sanitario español y las familias no reciben ningún apoyo económico ni médico por parte del Estado. Aunque sea una enfermedad diagnosticada, no es reconocida ni conocida, por lo que muchos educadores o profesionales médicos confunden lo que es el síndrome general con los trastornos asociados. No hemos de perder de vista que aunque no existe cura, sí existen algunas pautas de tratamiento, como dieta o intervenciones en el comportamiento basadas en la teoría del aprendizaje que estos niños requieren para llevar una vida normal.

Es muy importante promover la toma de conciencia acerca del síndrome para prevenir la discriminación y la exclusión que los niños sufren en su entorno escolar y social. El aislamiento y las dificultades de integración son algunas de las consecuencias más dolorosas para los pequeños y sus familias. El quebranto de la salud que causa este síndrome era desconocido en los hospitales españoles hasta principios de los años 90 cuando se produjeron las primeras adopciones internacionales. Apenas un 10% de los niños recientemente diagnosticados del SAF han nacido en España.

Que fuera una rareza aquí, no significa que también lo fuera en las ciudades donde habían nacido los niños. Un 1% de los niños del mundo tienen consecuencias físicas o psíquicas por culpa de la ingesta de alcohol de su madre durante el embarazo. Estimación que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha ido a más en los últimos diez años en países occidentales como Italia y España. En poblaciones de riesgo como los países del Este, con Rusia en la cabeza, o los países nórdicos, la prevalencia de un SAF puede aumentar hasta en un 5%.

Hace tres años se oficializó en España la Asociación de familias afectadas de SAF (AFASAF) que reúne a familias, todas ellas adoptivas, afectadas por la enfermedad. Su principal objetivo es mejorar la vida de las personas afectadas y de sus familias, así como obtener el reconocimiento social del síndrome. Esta asociación surgió de la inquietud que genera en las familias el futuro de los afectados por este síndrome. Aseguran que sus hijos no pueden establecer una vida autónoma. Además de tener problemas de memoria y falta de imaginación y curiosidad, no consiguen socializarse en la escuela y son fácilmente manipulables. Son el caldo de cultivo perfecto para la delincuencia y la marginación social.

Los científicos no han podido determinar una cantidad mínima de alcohol que suponga que no habrá riesgo. Aún así, el 40% de las españolas embarazadas consume alcohol durante el periodo de gestación. Lo que está claro es que la única certeza para evitarlo es una: no tomar ni una copa durante el embarazo. ¿Qué opinan ustedes?

Virginia García Franco

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s