Mar, naufragios y letras

Natalia Lema Otero

Mar, naufragios y letras

Supongo que estas tres variantes se pueden conjugar de manera armónica tratando los hechos históricos con auténtica veracidad y pasión, recogiendo datos y adhiriéndose a la realidad histórica de los hechos. A Costa da Morte se caracteriza precisamente por tener un buen historial de naufragios desde la Edad Media, un lugar donde la muerte y la vida que trae el mar se mezclan en una perfecta simbiosis. Para la gente el nombre ya no es un apelativo despectivo o una ofensa, se trata más bien de un emblema que forma parte de la identidad de un pueblo.

El historiador Rafael Lema lleva especializado en este tema desde el año 1998. Su pasión por las historias relegadas al olvido lo llevó hace años a escribir “Un país de sueños y naufragios”, un libro que nos lleva a descubrir 396 naufragios, 454 si le añadimos los números de la guerra submarina (otro inmenso activo poco conocido). Descubrimos a través de sus páginas un sinfín de documentos y narraciones en torno a la verdad, a veces dramatizada, que se esconde detrás de estos sucesos.

Él desmiente con rotundidad la leyenda negra que durante años formó una imagen negativa de esta zona. Este rumor versaba sobre unas supuestas mafias que se lucraban a base de hacer naufragar a los barcos con cuernos de vacas ardiendo en lo alto de los montes. Dicha tesis se desmiente por varias razones. En primer lugar, si los faros no se veían menos aún lo harían los cuernos en llamas y si llovía se acabarían apagando. A esto le hay que sumar que si en verdad existiesen estas prácticas antiguas los barcos se alejarían de la costa, no al contrario. No se debe ni se puede confundir estas suposiciones con el derecho de naufragio, un tema muy diferente.

En este libro se abordan algunas de estas cuestiones aunque también nos ofrece un extenso catálogo con la información necesaria para elaborar un croquis de lo accidentada que era la costa, con sus peligrosos salientes y entrantes que llevaban a fallos técnicos y humanos.

Es buscar en definitiva otra perspectiva verosímil de los hechos, sin añadir teorías guionizadas y a menudo carentes de fiabilidad. Es descubrir que el Cementerio de los Ingleses esconde un engranaje inmenso y que en objetos que el mar ha devuelto como últimos desechos se palpan noches de muerte y tragedia para barcos españoles y extranjeros

El autor también profundiza en otros libros como “Crónicas Marítimas” sobre los oficios y la idiosincrasia de estos pueblos que tienen aún tanto por contar.

Es la labor de contar lo que no está a plena a luz, descubriendo que el mar, los naufragios y las letras tienen mucho en común.

Natalia Lema Otero – Más artículos de Natalia

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s