La ciudad de la alegría. Ensanche de Vallecas

Inmaculada Latorre Hernández

LA CIUDAD DE LA ALEGRIA. Ensanche de Vallecas - DiarioE

Érase una vez un alejado lugar del centro de la capital de Madrid llamado Villa de Vallecas donde el espacio para habitar se quedó pequeño y el plan urbanístico de la capital de España se puso en marcha y amplió zonas edificables con lugares donde la gente pudiera alojarse en viviendas aptas para todos los bolsillos y además (o sobre todo) para aquellos bolsillos que siempre habían estado vacíos. Y es así como se planeó que entre esas viviendas construirían edificios para realojar a aquellas familias que venían de estar en las afueras de la urbe, entre chabolas de barriadas de exclusión social como la cercana Cañada Real Galiana.

El barrio se llamó el Ensanche de Vallecas y el proyecto pasó a ser lo más innovador de entre las mejores propuestas urbanísticas pensadas para formar alianzas de civilizaciones dispuestas a la convivencia de los distintos tipos de gente que se reunirían allí, en perfecta armonía y paz, como estaba proyectado.

Un nuevo mundo es posible en Vallecas, dictaban las conciencias urbanísticas y políticas del momento, al modo de las narraciones fantásticas de Américo Vespucio sobre el Nuevo Mundo. Todas proposiciones se agolparon en proyectos para conseguir lo que llegaría a ser el barrio del Ensanche de Vallecas, a imagen y semejanza de la ciudad nueva de Amauroto que Tomás Moro describía en su obra “Utopía” en el siglo XVI.

Amauroto era descrita como una ciudad sede de una sociedad ideal caracterizada por la igualdad de sus ciudadanos. El Ensanche de Vallecas se quedó tan sólo en el nombre de esa obra literaria renacentista llamada Utopía, pero la valentía de algunos de sus vecinos, la necesidad de vivienda de otros y el empeño de todos los que no se rinden nunca, clama que el proyecto llegará a buen término.

Los primeros en comprar sus viviendas en el Ensanche de Vallecas cuentan odiseas con los vecinos realojados en viviendas contiguas que son propias de las aventuras de los colonos americanos que iban en busca de un trozo de tierra donde clavar su bandera y conseguir con ese gesto marcar esa zona de terreno como de su propiedad, como vemos en las películas de vaqueros que ilustran la colonización de América.

Cuentan las primeras experiencias vividas por estas tierras que en el Ensanche de Vallecas no hacía falta traerse el caballo ni el rifle pero sí mucha paciencia y unos cuantos cirios, de esos que no se apagan nunca, por si uno decidía encenderlos ante la imagen de la virgen de Santa María de Nazaret para implorar su ayuda. La escultura de la virgen está alojada en un barracón de obra donde los feligreses celebran la misa los Domingos, esperando que el que tenga la potestad política, económica o moral (todo se admite) decida de una vez conceder la construcción de una parroquia por estas tierras alejadas de la mano de Dios y así poder atender en condiciones a toda la gente necesitada del barrio que muy asiduamente se pasan por la parroquia de Santa María de Nazaret para pedir a su párroco ayuda.

La segunda oleada de gente que vino encontró por estas tierras del Ensanche de Vallecas una Amauroto algo más calmada en broncas de vecinos y con coches de la policía nacional que rastreaban la zona familiarizados con los narcotraficantes, antiguos vecinos de Cañada Real Galiana, ahora realojados aquí con toda su prole, incluidos animales de granja. Han tenido que pasar algunos años, casi lustros, y algunos disgustos para que el Ensanche de Vallecas pase de ser una ciudad sin ley del Oeste americano a una ciudad utópica del renacimiento humanista. Pero todavía hay fuerzas entre los intrépidos y valientes vecinos (donde se pueden contar con todo tipo de razas, culturas y etnias que están unidas por la labor) para dejar el Ensanche de Vallecas como la ciudad ideal que Filarete bautizo como Sforzinda de la que se decía llegaría a ser una ciudad bella, buena y perdurable, todos los atributos que se le podían pedir a una ciudad ideal.

De las batallas perdidas para conseguir esa Sforzinda se puede contar algunas que rozan el drama. La más dramática, quizá, es la de esa gente que vendió su vivienda y se fue a otra Amauroto sintiéndose impotentes ante la presión de las mafias vecinales compuestas por gente que ocupaba las viviendas vacías contiguas a las suyas y luego traficaban con ellas para realojar allí a los clanes de individuos que ellos determinaban (previo pago del asunto). ¡Un negocio redondo! Pues, el cambio o trueque, consistía en hacer la vida imposible a los vecinos que ellos elegían hasta que conseguían echarlos y una vez la vivienda se quedaba vacía ya tenían más asunto para su negocio. A los nuevos inquilinos ocupas les convenía que no se marcharan todos los vecinos que habían comprado su vivienda y tenían su hipoteca como está escrito, para poder pincharles los contadores del suministro de agua, luz y gas y así vivir sin más facturas ni hipotecas que la del vecino que pagaba la de todos aunque fuera a costa de arruinarse, como se han dado algunos casos antes de darse cuenta de ese timo.

Hoy el Ensanche de Vallecas brilla con la luz propia de toda esa gente que busca ante todo la tranquilidad de un lugar donde vivir en paz, sin importar las razas ni los colores, sin buscar más estados de bienestar que el que emana del entendimiento del que sabe dónde termina la libertad de uno y empieza la del otro y, además de saberlo, se propone llevarlo a la práctica cueste lo que cueste. Pero esa historia, con algunas batallas más, la contaré en los capítulos siguientes, mi querido lector, mi semejante, mi hermano.

Inmaculada Latorre Hernández – Más artículos de Inmaculada

 

 

 

Un comentario

  1. I simply changed from trading the Forex or if I say attempting to trade the Forex over to an incredible site called Code Trading System, you can simply Google them and discover them. They instruct how to trade the prospects and for me the fates is much superior to the Forex I’ve been profiting trading the prospects in as much as with the Forex whatever I did was lose my cash and that is reality!

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s