Las Edades del Hombre

Inmaculada Latorre Hernández

Las Edades del Hombre

Un día de amable tertulia, cuando uno va cerrando el paso a la semana y degustando los momentos álgidos que trae esa tarde de descanso al calor de un buen café, un deseo hecho frase se materializa en palabras y resuena fuerte y contundente sobre el resto de la conversación que habían entablado dos amigos.

José Velicia le confiesa a su amigo José Jiménez Lozano su pasión por el lenguaje con el que el arte sacro era capaz de explicar con imágenes todo lo que un hombre se pregunta y busca en la vida, incluso a veces sin darse cuenta de ello.

Si existiera alguna forma de acercar esa luz a las tinieblas que envuelven la mente del hombre desde que es hombre. Si el hombre pudiera tener contacto con ese arte sacro, mirarlo cara a cara y descubrir la eterna verdad de su vida reflejada en esas imágenes que lo cuentan todo, lo dicen todo, con la simple sutileza de una mirada que traspasa toda una vida.

Ese fue el secreto que José Velicia le confesaba a su amigo José Jiménez, el deseo de llevar ante los ojos de la gente las maravillosas obras pictóricas y escultóricas del arte sacro cargadas de mensajes iconográficos, reveladores de la tan ansiada realidad que el hombre ha buscado a lo largo de los tiempos.

Lo que no se imaginaban ambos amigos era lo lejos que iba a llegar ese secreto contado como un deseo y la trascendencia de ese inocente encuentro de tertulia entre dos amigos.

El deseo se transformó en una idea en ese mismo rincón de aquel pueblo vallisoletano de Alcazarén donde los dos amigos pasaban la tarde.

Primero fue una propuesta que contemplaba la posibilidad de realizar tres exposiciones monográficas y algún congreso sobre el arte sacro de Castilla y León, siendo esta la comunidad de España que cuenta con el mayor número de obras de arte sacro del país.

La tertulia se animaba y las ideas iban surgiendo casi concatenadas de las bocas de aquellos amigos que, henchidos de entusiasmo, iban trazando su plan de acción. Las ciudades donde se realizarían las exposiciones serían Valladolid, Burgos y León dejando Salamanca para celebrar allí un congreso de arte sacro.

A José Jiménez, escritor, y a José Velicia, sacerdote, les unía la pasión por contar las historias reales de vida eterna que esconde los entresijos del destino del hombre. La voz del que busca en las cosas más allá de su mera apariencia y una vez encontrado ese tesoro cultural e histórico lo expone en cuerpo y alma ante los ojos ajenos a tanta belleza para que también ellos se busquen y encuentren contemplando esos avatares de la vida humana que las edades del hombre dejaron impresas en las imágenes del arte sacro a lo largo de los siglos.

Esa reunión entre amigos no fue casual ni algo improvisado entre bromas de la tarde. El pasar del tiempo, que todo lo esclarece, ha venido a anunciar que la casualidad es la manera que tiene Dios de mantenerse en el anonimato, como dijo Einstein. Los resultados de ese encuentro, los deseos y propuestas de los dos amigos, han sido superados en todo su propósito como si la mano divina de Dios los hubiera dirigido a través de esas imágenes sacras que ratifican su existencia en el mundo.

El ciclo de esas exposiciones se inició con una pequeña exposición de pinturas sacras en la iglesia de San Pablo Apóstol del pueblo vallisoletano de Alcazarén y con el tiempo, y el apoyo de entidades importantes, se realizaría en Valladolid una exposición que daría a conocer al público este proyecto. El éxito rotundo de estas primeras exposiciones desborda todos los planes pensados. Ante el extraordinario éxito suscitado en el público otras ciudades castellano leonesas se unen al proyecto con peticiones para realizar también en sus lugares exposiciones. El ciclo de exposiciones debe de ampliarse en número y extensión llegando a exponer en otros lugares no previstos como Madrid, Amberes y Nueva York.

Hoy y desde 1988 la Fundación de las Edades del Hombre organiza exposiciones de arte religioso en diversos puntos de la geografía nacional e internacional y tiene como finalidad la promoción de la cultura a través de la conservación, desarrollo, protección y difusión del patrimonio que posee Castilla y León.

La última exposición de su segundo ciclo ha sido realizada en el pueblo segoviano de Cuéllar con el título en latín de “Reconciliare” que traducido significa “volver a las amistades o atraer y acortar los ánimos desunidos”.

Las muestras expuestas son un intento de respuesta a una pregunta realista y muy viva que surge en un contexto social y cultural donde se dan situaciones de conflicto, guerras y pobreza. ¿Cómo ponerse delante de estas situaciones o afrontarlas?

Reconciliare” es esa puerta abierta a un encuentro entre partes diferentes que conviven y se esmeran hacía lo común de sus culturas mientras van descubriendo las dos coordenadas fundamentales del hombre de todos los tiempos, la vida y la muerte y su paso por ellas.

La exposición abre esa puerta con el primer capítulo titulado “Heri” que traducido significa “antaño”. Antaño, en una edad pasada, el hombre ya vivía esas tribulaciones y ellas quedaron recogidas en un libro básico para Occidente. “Parece extraño abrir un libro muy antiguo para intentar comprender el presente más actual”, es la frase con la que se abre esta exposición. Pero si ese libro es la Biblia la cosa cambia porque además de ser el libro básico de Occidente, ha sido el que ha generado los mejores valores de nuestra cultura, los símbolos capaces de ayudarnos a entender la vida y la muerte, dos coordenadas fundamentales del hombre de todos los tiempos.

Inmaculada Latorre Hernández – Más artículos de Inmaculada

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s